miércoles, 11 de octubre de 2017

El Cementerio Municipal de Calañas




Sabemos que hasta finales del siglo XVIII y como en todas las poblaciones españolas, los enterramientos se efectuaron en el suelo de nuestra Iglesia. Por razones de salubridad pública, la Real Cédula de 1787 aconsejaba el abandono de dicha práctica, por lo que aprovechando la estancia en Calañas del alarife de la Catedral de Sevilla, Juan Blanco, que realizaba obras en la Iglesia, se le encargó señalase el lugar apropiado para la instalación del nuevo cementerio.   En el año 1807, se acuerda y recomienda utilizar como cementerio el lugar denominado como "El Santo" , pegado a la ermita de San Sebastián y San Roque, pudiendo utilizarse la misma como capilla.
Así, a partir de 1808 los alcaldes y cura más antiguo del lugar autorizan su uso como Cementerio. No obstante en la Iglesia se enterró hasta el año 1.837.

El 28 de marzo de 1842, siendo Alcalde de Calañas Don Francisco Chaparro, reunidos en el Ayuntamiento un grupo de vecinos para tratar del destino de la inversión de cierta cantidad que se encuentra en poder de la Corporación procedente de la venta del crédito del Papel correspondiente a Diezmos de los años 1837 y 1838, cuyos legítimos dueños no pueden depurarse sus verdaderos acreedores ni mucho menos la de otros fondos procedentes del empréstito que éste Pueblo hizo en los años 1813 y 1814 al Consulado de la ciudad de Sevilla para atender con él al ejército destruido en aquella época, se decide con ellos la construcción de un Cementerio.











En el mes de mayo de 1886 se decide la construcción del nuevo Cementerio encargándose el proyecto al arquitecto provincial Don José Gallego Díaz. El emplazamiento será en el cercado de Don Bartolomé Vélez Baquero, junto al camino de La Coronada, siendo su contratista Don Sebastián Borrero Marroco.
El día 1º de noviembre de 1889, se inaugura el Nuevo Cementerio.
El 25 de septiembre de 1897 se trata del estado ruinoso en que se encuentra el Viejo Cementerio, acordándose la construcción de una fosa común para recoger los restos que se encuentren dispersos. En enero del año siguiente (1898), se acuerda reparar las bóvedas de la Iglesia del Viejo Cementerio.





Está situado al sur de la población, junto a la H-141, sobre un terreno sensiblemente plano, con suave pendiente hacia el fondo. De trazado rectangular, mantiene un primer recinto, en el que se disponen pandas de nichos, un segundo patio en cuyo fondo se levanta la Capilla, y tras ella un tercer recinto, con entrada independiente, para disidentes. Lo rodea una cerca de fábrica enjabelgada, con molduras de ladrillo visto y remates de "flambeaux" cerámicos. En el frente de acceso, la cerca es baja, con zócalo y pilastras de ladrillo, estas últimas con entrecalles y remates cerámicos. La portada tiene frontón triangular y combina la cal y el ladrillo visto. Reja metálica entre pilastras. El primer patio está delimitado por otro frente posterior. La vegetación cuenta con cipreses corpulentos y trébol tapizando el resto. Hay unas pequeñas dependencias en los muros laterales a la altura de la división entre patios. En el segundo recinto predominan los enterramientos en el suelo, alternando series de niños y adultos, con nichos en todo su perímetro. El lapidario se está renovando, destruyendo o reutilizando lápidas, algunas de interés. El cementerio protestante posterior se halla hoy incorporado, mediante un paso. Su ampliación se produjo el año 1927.






CALAÑAS, 2017

viernes, 29 de septiembre de 2017

Las letanías lauretanas a la Santísima Virgen


En la Revista que editó la Hermandad de la Virgen de la Coronada en el año 2013, año en el que tuve el honor de ser nombrado pregonero de las Fiestas en su gloria, mi amigo Andrés Casas Vázquez (q.e.d.) insertó un artículo denominado " Las letanías lauretanas de la Virgen ".

Ahora, en su memoria y valorando su acierto al hablar de algo tan cotidiano en nuestro pueblo y de lo que tan poco sabíamos, transcribo la mayor parte de ese trabajo. 




Nos decía Andrés, que la letanía es una plegaria formada por una serie de cortas invocaciones que los fieles rezan o cantan en honor a Dios, a la Virgen o a los Santos. Éstas plegarias tienen su origen, según los textos de los Padres Apostólicos, en el siglo II, al parecer siguiendo las recomendaciones de San Pablo en su carta a Timoteo: "recomiendo, ante todo, que se hagan peticiones, oraciones, súplicas y acciones de gracias por los hombres de toda clase, por los jefes de estado y todos los gobernantes, para que podamos llevar una vida tranquila, con toda piedad y dignidad".


La colección más famosa de éstas letanías de la Virgen María es conocida como "lauretana", por proceder del Santuario de la Virgen de Loreto, en Italia. Éstas letanías están estructuradas de la siguiente manera:

1.- Invocación a la Santísima Trinidad: común a todas las letanías.

2.- Santidad de María: las tres invocaciones introductorias subrayan la santidad de María como persona (Santa María), en su papel de Madre de Dios (Santa Madre de Dios) y en su vocación a la virginidad (Santa Virgen de las Vírgenes).

3.- Maternidad de María: son doce invocaciones que destacan su faceta como Madre (Madre de Cristo, Madre del Creador..etc.)

4.- Virginidad de María: éstas seis invocaciones exaltan el valor de su virginidad (Virgen Prudentísima, Virgen digna de alabanza...etc.)

5.- Símbolos de María: son trece invocaciones inspiradas en el Antiguo Testamento y aplicadas a la Virgen para ensalzar sus virtudes (Espejo de Justicia, Trono de la Sabiduría....et.)

6.- Intercesión de María: cuatro invocaciones a la Virgen como abogada de la humanidad en lo espiritual y en lo temporal (Salud de los enfermos, Auxiliadora de los cristianos...etc.)

7.- Realeza de María: son trece invocaciones donde se hace hincapié en el lugar inminente de la Virgen en la creación y donde se expresa su ejemplaridad (Reina de los Ángeles, Reina de los Mártires, Reina asunta al cielo, Reina de la Paz....etc.)

7.- Preces finales: son las normales en las letanías (tres Agnus Dei, el Ora pro nobis Santa Dei Genitrix y la oración final mariana).




Las letanías son actos de culto por sí mismas y pueden ser elemento fundamental de un homenaje a la Virgen, un canto procesional, formar parte de una celebración de la palabra de Dios o de otras estructuras culturales. Las letanías son, como todos sabemos, el colofón al rezo del Santo Rosario y que antecede cada día en el Novenario de Nuestra Patrona. 




CALAÑAS, 2017 


martes, 19 de septiembre de 2017

La Cruz de los Caídos

El día 11 del mes de octubre de 1938, por el Ayuntamiento de Calañas, se inician los trámites para la colocación de una cruz en la puerta llamada del porche (puerta de poniente) de la Iglesia Parroquial, solicitando al Arzobispado de Sevilla dicha autorización. 



Desde éste Organismo no demoran la contestación, ya que el día 14 del mismo mes, dirigen escrito a través del Cura Párroco, denegando la instalación.


Pasan los meses y desde el Ayuntamiento se realizan conversaciones a título personal con diversas autoridades provinciales con el fin de poder conseguir lo que hasta ahora parecía algo difícil de alcanzar.
En el pueblo se realizan ya peticiones de donativos para sufragar los gastos que se deriven de la colocación de la cruz, alcanzando la cifra de 1.003,75 pesetas, cantidad similar a los gastos de construcción.


El día 3 de agosto de 1939, desde el Ayuntamiento, vuelven a dirigirse al Sr. Vicario General del Arzobispado de Sevilla, alegando que la citada instalación se realizaría en la vía pública y separada unos tres metros y medio de la puerta de poniente, no siendo obstáculo alguno para la entrada al templo.



Finalmente es aceptada la solicitud de colocación así como la bendición de la misma por parte del Cura Párroco, realizándose las obras por el Ayuntamiento utilizando los planos presentados.




   En la década de los ochenta, la Cruz fue retirada de su actual ubicación y trasladada a los jardines delanteros del Cementerio Municipal.
CALAÑAS, 2017

lunes, 11 de septiembre de 2017

El Kiosco del Paseo Nuevo

Con la idea de que todos los calañeses tengamos conocimiento de como llegaron a nosotros algunas de las cosas que aún perduran en nuestro pueblo (a pesar de que algunos se hayan empeñado en lo contrario), hoy, brevemente, traigo a mi blog EL KIOSCO DEL PASEO NUEVO.


No dispongo de datos suficientes para poder decir si el kiosco lo hizo el Ayuntamiento (que sería lo más probable) o fué construído por la Sra. Rufina.

 
CALAÑAS, 2017

lunes, 28 de agosto de 2017

Calañeses en el Nuevo Mundo



AÑO 1619.- JUAN GIL DE SANTA CRUZ.-  Natural de Calañas, Condado de Niebla, hijo de Juan Gil y de Ana Ramírez. Se quiso examinar de Piloto (para gobernar navíos) de la Provincia de Tierra firme e Islas de Barlovento y que había cursado la carrera de Cosmografía, hecho certificado por Don Antonio Moreno, licenciado, catedrático y cosmógrafo de la Casa de la Contratación.  
   




      


1635.- JUAN GONZÁLEZ MÁRQUEZ.- Natural de Calañas. Se ha encontrado un Auto sobre Bienes de Difuntos en las minas de plata de la provincia de Zultepeque (México) donde trabajaban indios y esclavos. Aparecen como herederas, sus hermanas Isabel Suárez y Catalina Márquez. Se encuentra custodiado en el Archivo General de Indias de Sevilla con el código de referencia ES.41091.AGI/10.5.11257//CONTRATACIÓN,385,N.1,R1. 

       




1766.- JOSE GONZÁLEZ CEBALLOS.- Natural de Calañas. Aparece un expediente de información y licencia de pasajero a Indias a su nombre, como mercader y factor, con sus criados Diego Gómez, natural de Calañas, y Gonzalo López, natural del Castaño del Robledo, a Veracruz, llevando relación de su cargamento.  Se encuentra custodiado en el Archivo General de Indias de Sevilla con el código de referencia ES.41091.AGI/10.42.3.303//CONTRATACIÓN,5509,N.1,R1.







CALAÑAS, 2017