domingo, 14 de diciembre de 2014

Sobre la Fuente "BAÑOS DE LA CORONADA"

Don Pedro María Rubio, Doctor en Medicina, en su Tratado de las Fuestes Minerales de España, que en 1855 dedicó a S.M. Doña María Cristina de Borbón, entre otras, nos hable de

CORONADA (Aguas de la)

En la provincia de Huelva, partido judicial de Valverde del Camino, hay un caserío o aldea, llamado La Coronada, que toma éste nombre de una ermita próxima, cuya imagen lleva aquella advocación. En éste sitio, se encuentran varias fuentes de aguas minerales. Entre ellas existía la llamada Baños de la Coronada, con caño y fuentes de fábrica, de caudal copioso que servía para hacer andar un molino. Remansaban las aguas en una concavidad espaciosa, donde se bañaban los enfermos. Entre los manantiales referidos se encontraba la denominada Fuente Tintilla, cuyo gusto era agrio en demasía, y cuya bebida pasaba por peligrosa.


Para favorecer la acción de aquellos baños, se recomendaba la bebida de un agua ferruginosa que se encuentra yendo desde la aldea de La Coronada hasta media legua más allá de Calañas y al pié de la sierra que le circunda. Hoy día, no existen los Baños de la Coronada ni aún la Fuente Tintilla, según aseguraba el inteligente y laborioso Sr. Prevé, director de las Minas de Riotinto, a causa del laboreo de la nueva mina llamada La Coronada, pero sí se encuentran las aguas que salen ahora de aquella mina, análoga a la Riotinto. Las aguas de ambas son semejantes, con la sola diferencia de estar las de La Coronada menos cargadas de los sulfatos cobrizo y férrico, y de carecer enteramente de ácido sulfúrico libre. Siempre resulta que ésta es un agua mineral acidulo-ferruginosa-cobriza, notable por su composición química y notable bajo el punto de vista medicinal. Al ser menos cobriza que la de Riotinto, la hace más a propósito que aquella para los usos medicinales.
Los Baños de la Coronada se tenían por eficaces, contra el reuma, la gota, los infartos de las vísceras del vientre, las debilidades nerviosas y las úlceras uterinas. Éstas aguas, como las de Riotinto, no han sido estudiadas medicamente.

CALAÑAS, 2014





miércoles, 3 de diciembre de 2014

Calañas en la Guerra de la Independencia (IV)



El dos de marzo de 1812, el partidario Don Manuel Muñoz Baca, remite al General Jefe Don Francisco Javier Castaños el parte de la sorpresa que ha verificado a los enemigos en la villa de Calañas.
      
    








Dicho parte comunica una confrontación con un destacamento francés en la madrugada del día 29 de Febrero, estableciéndose una dura batalla en la que la victoria sonrió a las fuerzas españolas, compuestas por el Cuerpo de Voluntarios de Valencia y el del Rey, lideradas por el Capitán de la Primera Compañía don Francisco Moreno.

Los resultados del combate fueron la toma al enemigo de quince Dragones, que era el más destacado cuerpo de caballería pesada francesa, empleado por su versatilidad tanto en patrulla como en combate organizado, así como otros quince “renegados” o desertores, junto con su Segundo Comandante. Asimismo, los guerrilleros se hicieron con unos cuarenta y seis caballos, con sus monturas y armamento, causando muerte a dos soldados de la “Grande Armée” y a dos caballos, y haciendo constar también en el informe que “...sin que por nuestra parte haya havido la más leve desgrazia”.

CALAÑAS, 2014