martes, 26 de mayo de 2015

Los Castillos de Calañas (EL MORANTE. Calañas)




    En la actualidad, de éstos Castillos sólo quedan vestigios, pero por la importancia que tuvieron a lo largo de su existencia, hacemos referencia a ellos como parte de la historia del pueblo. 
En el Catálogo de Yacimientos Arqueológicos de la dirección General de Bellas Artes de la Junta de Andalucía, existe, entre otras, la ficha siguiente:


YACIMIENTO: EL MORANTE.- Situación: El Andévalo, Calañas. Cartografía: Hoja 959.- Coordenadas UTM: 29SPB888694. Morfología: Cadena Montañosa.- Forma de los Descubrimientos: por prospección sistemática.- Tratamiento: Prospección con publicación.- Tipo de Yacimiento: HABITAT MEDIEVAL.- Estado actual: en vías de destrucción.- Uso del terreno: Forestal-Erial.
 

    Este lugar se encuentra ubicado sobre un peñón (afloramiento de jaspe) en Cerro del Morante, desde el cual se domina visualmente gran parte del entorno paisajístico. La ubicación de este Castillo es estratégica ya que desde él se puede divisar todo el Andévalo y sus fortificaciones más importantes, siendo este un referente y demarcación transhistórico y territorial.
    Además de ello, se controla visualmente la zona Norte de la Tierra Llana y la Cuenca Minera. Desde este emplazamiento se visualizan fortificaciones como Sierra León, Castillejita, ambas vecinas de esta, y Cabezo del Andévalo, Castillo de Buitrón, Alfayat de la Peña y Gibraltar.





   Las fortificaciones bajomedieval y almohade se adaptaban para su construcción a los afloramientos de jaspe, aprovechando la morfología quebrada de estos para su trazado y disposición de los distintos elementos defensivos.
     El castillo bajomedieval cristiano constaba de dos sectores principales: un recinto ubicado en la zona superior del afloramiento en torno a un vértice y otro recinto en la terraza aneja al Norte. Mide aproximadamente 45 metros lineales en el eje Este-Oeste y de 35-30 metros en el eje Norte -Sur.
     El recinto superior cuenta con una morfología rectangular en que se puede constatar un acceso en rampa en el lateral Oeste, un lienzo de muralla en el lateral Norte, una torre circular. Se encuentra construido en torno a la curva de nivel de 410 metros. Se conservan dos fragmentos de lienzo en lateral Este / Sureste siendo el propio afloramiento de jaspe el cerramiento del flanco Sur/Oeste.
     El interior de este recinto albergaba un aljibe adosado a la zona Noreste del mismo, los restos de una torre que destaca por su mayor altura y que se encuentra en torno a la cumbre donde además se ha situado un vértice geodésico. Las fábricas de los muros están hechas en mampostería de piedra local (jaspe y cuarzo) trabada con mortero de barro, contando con una anchura no superior al 1,50 metros.
    La torre semicircular, emplazada en la zona Noreste. Presenta un diámetro máximo entre 2,50 y 3 metros. conservando su alzado hasta los 2 metros de altura.
    Adosada a la torre se encuentra el aljibe, que cuenta con una planta rectangular y bóveda rebajada de 5 por 3,50 metros con fábrica de mampostería de ladrillos macizos bien aparejados, formando muros de 0,50 metros. de anchura. Su interior presenta un revestimiento de mortero de cal y almagra como elemento impermeabilizante y una solera de hormigón de cal de hasta 0,30 metros de grosor.

 

     Su espacio interior presenta un ángulo quebrado en el lateral Sureste, midiendo 3,90 x 2,50 metros con una altura máxima de 2,90 metros.
      En la plataforma al Norte se emplaza, en torno al afloramiento de roca que conforma la curva de nivel de 400 metros, distintos elementos constructivos que custodian el acceso principal al interior del recinto. Acceso tallado en la roca, los muros perimetrales Norte y este que aprovechan el trazado del afloramiento de la roca; y arranque de la torre Este, de morfología cuadrada, de 3 x 3 metros, para controlar el acceso. 
       Los restos estructurales de la fortificación musulmana (Almohade) se localizan al Este del recinto bajo medieval, estando 75 metros lineales al Oeste. Se observan varios elementos que podrían conformar el dispositivo de acceso al sitio: un lienzo de muralla de mampostería de piedra que conecta con una torre cuadrangular, de 7metros de lado en el flanco Noroeste y con el afloramiento al Suroeste, dispuestos en torno a la curva de nivel 390 metros.
 



Según Romero Mantero, aunque no se sabe con seguridad del origen de los mismos, se podría datar del año 1.177, según manifiesta el profesor Don Julio González que dice que :” para proteger Andalucía, el califa de Sevilla fortificó la frontera" o bien según manifestación de Pérez Embid y González Jiménez , " el Rey Sancho IV, en 1.294 ordenó la construcción de una serie de castillos, cuyo número se ampliaría en los dos reinados siguientes". 


En el legajo nº 1 del Archivo Municipal de Calañas existe un Acta del Cabildo que se celebra el día 3 de enero de 1.624 que dice lo siguiente: “...estando en cabildo martín perez alcalde y Juan gomez de el pozo y Sebastián Rodríguez y pedro romero y juan martin obligado, regidores y domingo gomez carrasco procurador sindico de la villa parescio el señor don rodrigo ballejo y solis becino de la villa de trigueros y presento una provisión del duque de medina mi sr por la qual su exma le ace merced de nombrar por capitan y alcayde de la fortaleza y castillo desta dha villa......”

            

                         

      Dice D.Pedro Ortiz Guerrero en su manuscrito: “......la población de Calañas está sobre collado al remate de la falda de un peñón que se divisa de las alturas de Castilleja de la Cuesta, junto a Sevilla, y es de la figura del Peñón de Gibraltar; tiene en longitud más de cuarto de legua desde la salida del pueblo a su final al Oriente. En el primero se halla en su altura un aljibe de argamasa, y vestigios del Casino del Alcayde que había en la fortaleza, cercada de pared, que llaman Castillo. Toda la falda de los peñones está llena de piedra o pedernales unos chicos, medianos y gruesos, como para defensa, antes de la invención de la pólvora, y se sube a la altura del Castillo por una vereda que va por la cumbre. El Peñón del Castillo a la falda del medio día tiene una grande escavación que llaman la Casa de la Reina.

                     


                                                             Lapa Galana


      Del mismo se divisa la mar entrar por la barra de Huelva, que estará distante 10 leguas de Calañas, al medir, y de Huelva, 8 leguas. Entre éste y otro Peñón, hay un collado y sigue una montaña de riscos intransitable, que llaman el Morante, de la misma altura que el Castillo.” 


      De la desaparición de los mismos tampoco podemos afirmar nada, pero se tienen de ellos conocimientos a través de la memoria histórica de los calañeses, recogida en documentos del siglo XVIII, pasando al campo de la leyenda y a la posterior denominación (Casa de la Reina) que quiere recordar su existencia. 


Al describir las Capellanías se dice:

......... y dos pedazos de viña al pago del castillo”.

........ un cercado de pan sembrar en la solana del castillo”

.......  dos mil pies de pino junto al castillo” 


En las propiedades de Clérigos de 1.760 se dice:

......... pinar al sitio del castillo”  

......... al sitio del Castillo distante de la población dos tiros de vala"


      En 1.847, el diccionario de Pascual Madoz, describiendo el término de Calañas, dice: “..... en el se encuentran bastantes sierras y en una de ellas en el paraje llamado del Castillo, punto muy elevado, un aljibe, restos de fortificaciones y algunas cuevas hechas en la misma piedra”. 


      
CALAÑAS, 2015

Calañas, en el Anuario del Comercio de 1882



Del anterior Anuario-Almanaque del Comercio de 1882, en su página 992, aparece relacionado Calañas como pueblo perteneciente al Partido Judicial de Valverde del Camino y se cita una relación de datos de cargos y profesiones y que son los siguientes:

Villa con Ayuntamiento de 3167 habitantes, situada a 15 km de la estación de Valverde del Camino.
Dos casinos.
  • Alcalde: Francisco Javier Vélez
  • Secretario: Juan Tejero
  • Juez Municipal: Rafael Romero
  • Fiscal: Rafael Barranco
  • Secretario: Rodrigo Romero
  • Párroco: Manuel Castillo
  • Instrucción Pública.- 
  •      Profesor: Martín González Lasso
  •      Profesora: Carmen Silva.
  • Abogado: Rafael Romero y Gante.
  • Fábricas de aguardiente: Juan Casto, Ramón Márquez y José Marroco
  • Cerrajeros: Rafael Álamo y José Romero
  • Colegio de Segunda Enseñanza: Juan Romero
  • Estanco: Rodrigo Domínguez
  • Ganaderos: Juan Bautista Merino, José Caballero Gento, Ramón Casto Esquina, Pedro García Monge, Ramón Gómez Gómez, Juan José López Piño, Pedro Martín Sánchez, Rodrigo Romero Casto, Martín Romero Quinto, Martín Sánchez Martín, Vicente Esquina.
  • Médicos: José Troyano de Quintana y José Troyano Hidalgo
  • Mercerías: Alonso Macías, Juan Macías y José Marianas.
  • Posaderos: Marina Caballero, Juan Chaparro y Ramón Márquez.
  • Sociedad Minera: Director: Alejandro Alian
  • Tejidos: Bartolomé Barranco, José Rosa Jurado, Bartolomé Soltero
  • Ultramarinos: Pedro Pérez
  • Veterinarios: Pedro Barranco, Rafael Barranco, Gregorio Gómez Cruzado y Ramón Márquez.

 
 CALAÑAS, 2015

viernes, 22 de mayo de 2015

Calañeses destino El Nuevo Mundo (ALONSO GONZALEZ. Año 1535 y JUAN BERNAL RODRÍGUEZ. Año 1608)

Revisando un fichero de datos que he localizado en el Archivo General de Indias (Sevilla), Casa de la Contratación, encuentro datos relativos a vecinos de Calañas que en distintas épocas viajaron a distintos lugares de América y cada uno con un motivo diferente, como hemos visto ya en la entrada relativa al viaje del cura (1587). 

Ahora nos ocupamos de ALONSO GONZÁLEZ, calañés hijo de Bartolomé Domínguez y Marina Suera (así aparece asentado y con la salvedad que su primer apellido no es el mismo que el del padre). Hay un apunte en un Libro de Asiento de Pasajeros registrado en la Sección de Contratación 5536, L.3, F.196 (4) de fecha 9-4-1535, descripción incluída en el Catálogo de Pasajeros a Indias, volumen II, como vecino de Calañas (Huelva, España) y destino a Veragua (provincia, jurisdicción antigua, Panamá).

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

En la Revista de Feria del año 2006, Don Manuel Sánchez Pérez, nos relata con muchos detalles el viaje a Perú de otro calañés, éste en el año 1608:




JUAN BERNAL RODRÍGUEZ, natural de Calañas, del Campo de Andévalo, hijo legítimo de Alonso Bernal y de Isabel Rodríguez, que embarcó en los muelles de las Mulas, junto a la Torre del Oro en Sevilla y emigró a las Indias estableciéndose en el Perú el 16 de abril de 1608.

Fue llevado en estado de extrema gravedad al hospital de San Andrés de los Reyes por cuatro hombres de su mismo color. No ofrecía ningún signo de violencia, y murió a las pocas horas de ingresar sin poder hacer testamento ni confesarse. Se le enterró en presencia del capellán del centro.

En los calzones que llevaba puestos, tenía una carta firmada por su hija, Isabel Bernal, en la que le rogaba que no se olvidara de ella, y además le comunicaba que su hermano José se había marchado al Perú para informarle de la muerte de su madre y aún no había sabía si lo había encontrado.

Álvaro Caballero Bazán, en cuya casa estuvo alojado, dijo que había una silla de montar, pues iba con frecuencia en caballo a Campeche (uno de los 31 estados que, junto con el Distrito Federal, conforman las 32 entidades federativas de México)  y dos petacas, cuyo contenido desconocía por estar cerradas con llave. Abiertas, ante testigos, se hallaron en ellas 26 pesos y 6 reales en dinero, y además, 150 varas de tela, 57 cuchillas normales, 20 vainas carniceras, un atado de cintas blancas, 5 madejas de seda de distintos colores, 2 jubones y una espada con su talabarte y pretina. Éstos enseres alcanzaron un valor de 280 pesos en la Almoneda, celebrada en los Reyes el día 21 en presencia del Juez de Bienes de Difuntos Don Juan Fernández de Recalde. De dicha cantidad, se abonaron 51 y 6 reales para los gastos de entierro y otros trámites.

En 20 de noviembre de 1610, el Contador de la Contratación, dió testimonio de la llegada a aquella casa de 61.431 maravedíes, traídos de tierra firme en el galeón San Pablo, de la flota del general Jerónimo de Portugal. De dicha cantidad quedaron depositados en Contaduría, 202 pesos y 4 tomines, una vez deducidas las costas fletes y averías.

La carta requisitoria llegó a Calañas el día 24 del mismo mes, siendo voceada por el pregonero del cabildo Luis Bonega y leída por el sacristán mayor de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de Gracia, Pedro Flores, el domingo día 28. No sabemos por qué razón, pues no hay constancia de parentescos, ésta carta también se envió a las justicias de Huelva, voceándose por el pregonero del cabildo Bartolomé Martín, el sábado día 27 y leída por el sacristán mayor de la Iglesia de San Pedro al día siguiente.

El día 1 de diciembre, el marido de Isabel Bernal, Alonso Benítez Galán, se personó ante el Alcalde ordinario de Calañas, Alonso González Infante. Solicitando las preceptivas diligencias de acreditación de personalidad, testificaron en ellas, el barbero Lorenzo Ramos y Lucas Rivera. La tan referida Isabel, dio poderes, primero al procurador de Calañas Don Diego Cruzado y posteriormente, por traslado de residencia a Sevilla, al vecino de dicha ciudad, Bernabé Núñez, a quién por orden de los Jueves de la Real Casa, le fue entregado el dinero correspondiente el día 10 de enero de 1611.



CALAÑAS, 2015

martes, 19 de mayo de 2015

Calañeses en el Nuevo Mundo (JUAN MARTÍNEZ. Año 1587)



Éste relato que data del año 1587, nos habla de la solicitud que cursó a Felipe II el Prudente, Rey de España, el Clérigo que ejercía en Calañas en esa fecha para poder trasladarse al Perú con su criado para recabar a su cuñado que residía en aquellas tierras la dote de dos sobrinas suyas que había criado.
Se encuentra custodiado en el Archivo General de Indias de Sevilla con el código de referencia ES.41091.AGI/23.15.2166/INDIFERENTE,2096,N.152, en la Sección GOBIERNO-Indiferente General-Pasajeros al Perú, tierra firme y Buenos Aires- Juan Martínez.  




Muy poderoso señor



Juan Martínez clérigo presbítero beneficiado de Calañas que es en el Condado de Niebla de la Diócesis de Sevilla digo que me ha de mandar licencia para que pueda pasar a las provincias del Perú como consta de la Real Cédula que presento y porque hasta ahora no he podido dicha por haber estado ocupado en negocios propios y de sustentar pobres y huérfanos y también porque el Arzobispo de Sevilla en cuya Diócesis está la Villa, me ha mandado servir de Vicario y cura en ella y su partido y también los jueces de la Santa Inquisición me han mandado servir de su Comisario lo cual he hecho con mucha lentitud y limpieza como todo ....... por los nombramientos e información que presento y para que ahora que quiero pasar a las otras provincias del Perú donde tengo un cuñado muy rico cuyas hijas he criado acá y tengo casadas y quiero que cumpla con la dote que les ha prometido.

A Vuestra Alteza pido y suplico me haga merced de mandar renovarme la dicha licencia real o darme sobre Cédula para que los jueces de la Contratación de Sevilla cumplan la primera y cumpliéndola me dejen pasar libremente a las otras provincias que en ello describe y me haga merced para que pueda llevar un criado para mi servicio y mis libros y atavíos de mi persona  a fin de aduanarlo por ser como soy hombre mayor y en todo .......   

Otro si hago presentación de la letras dimisorias que traigo del Arzobispo y de mi Vicaría y curato y título de comisario para que conste a vuestra Alteza que no vengo sin licencia y que no estoy suspenso ni descomulgado ni de otra manera impedido y para ello es.

CALAÑAS, 2015