miércoles, 31 de mayo de 2017

Sobre el apeadero de Renfe de la línea Zafra-Huelva "EL COBUJÓN"

Éste apeadero se encuentra ubicado en el punto kilométrico 147,6 de la línea férrea que une Zafra con Huelva, a 126 metros de altitud, entre las estaciones de Los Milanos y Belmonte. El tramo es de vía única y está sin electrificar.




Estación El Cobujón
Municipio: Calañas
Comarca: Andevalo-Oriental
Provincia: Huelva
CCAA: Andalucia

Altura Media del municipio: 281
Latitud en grados decimales: 37.517
Longitud en grados decimales: -6.95
Coordenada X UTM Huso 30: 150849
Coordenada Y UTM Huso 30: 4159594.7
Huso UTM: 29
Cuadrícula UTM: PB85
Latitud en grados, min y seg: 37, 31, 0
Longitud en grados, min y seg: -6, 57, 0
Código Ine: 21017
Hoja del MTN 1:50000 : 959




video
video
 * Vídeos de José Antonio Portero
CALAÑAS, 2017

lunes, 22 de mayo de 2017

Sobre el apeadero de Renfe de la línea Zafra-Huelva "LOS MILANOS"

A modo de introducción, diremos que podemos encontrar entre la Estación de Calañas y la de Huelva, los siguientes apeaderos o estaciones donde el tren de viajeros efectúa paradas:
Calañas, Los Milanos, La Encarnación, El Cobujón, Belmonte, Gibraleón, Peguerillas y Huelva.

 Ésta línea de ferrocarril, Zafra-Huelva, es incluída en 1877 como parte de la Red del Mediodía del eje Norte-Sur por el Oeste del país y seria subvencionada por el Estado.Don Guillermo Sundhein sería el concesionario de ésta línea en 1881. El primer tramo Huelva-Valdelamusa se inaugura el 23 de julio de 1886 y el resto de la línea hasta Zafra, el 1 de enero de 1889. Se construyeron 17 túneles y 18 puentes y viaductos.
Los Milanos es el primer apeadero que nos encontramos después de la estación de Calañas. Está situado en el punto kilométrico 138,500 sentido Zafra-Huelva. 

Estación de Los Milanos
Municipio: Calañas
Comarca: Andevalo-Oriental
Provincia: Huelva
CCAA: Andalucia
Altura Media del municipio: 281
Latitud en grados decimales: 37.583
Longitud en grados decimales: -6.917
Coordenada X UTM Huso 30: 154106
Coordenada Y UTM Huso 30: 4166872.2
Huso UTM: 29
Cuadrícula UTM: PB86
Latitud en grados, min y seg: 37, 35, 0
Longitud en grados, min y seg: -6, 55, 0
Código Ine: 21017
Hoja del MTN 1:50000 : 959







video

CALAÑAS, 2017

miércoles, 17 de mayo de 2017

Sobre el apeadero de Renfe de la línea Zafra-Huelva "LA ENCARNACIÓN"

Tomando como referencia un artículo que apareció en el digital Huelva Buenas Noticias el 5 de junio de 2013, de R.F. Bevía y otro artículo publicado de J.A. de Mora del mismo medio y fecha 27 de junio de 2015, se me antoja un breve resumen de los mismos, en recuerdo de una de la paradas por las que tantas veces hemos pasado los calañeses en nuestros viajes de ida y vuelta a Huelva.







Don Miguel Borrero Morón, empresario de Huelva, era poseedor de una finca en el término municipal de Calañas, cercana a Los Milanos. En el año 1915, con motivo del fallecimiento de su esposa y con idea de perpetuar su memoria, mandó construir un apeadero-cargadero en la linde de esa finca y por la que transcurría la línea de ferrocarril Zafra-Huelva, poniéndole su nombre: ENCARNACIÓN.

Está situado en el punto kilométrico 144 en el sentido Zafra-Huelva, entre El Cobujón y Los Milanos. El día elegido para su inauguración fué el 26 de junio 1915. A tal acto fueron invitados una treintena de personalidades onubenses de la época (Manuel Siurot, Mora Claros, Ramón Conde (alcalde de Calañas), etc)  que después de desayunar en el Café Nuevo Mundo, desde la estación de Zafra se embarcan en el tren rumbo a La Encarnación.

Después de reponer fuerzas a su llegada, tuvo lugar una misa, delante de cuyo altar fué tomada la siguiente fotografía.

 Almuerzo y diversos invitados participaron con breves discursos y leyendo varios telegramas de adhesión al acontecimiento. A media tarde se da por finalizada la jornada, regresando a Huelva.

Éste rótulo presidía el edificio principal de La Encarnación.

Artículo en Huelvabuenasnoticias 2013
Artículo en Huelvabuenasnoticias 2015

 CALAÑAS, 2017

martes, 9 de mayo de 2017

LOS ABANICOS DE CALAÑAS



Hace unos días, con motivo de la petición de una amiga que me interesaba  datos que tuviera recopilados del “sombrero calañés”, encontré pequeñas menciones al “abanico de Calañas” y pensé sobre lo poco que sabemos de él y más tarde comprendí de los escasos datos que se conocen sobre su existencia, por lo que he decidido unirlos todos en éste breve artículo que sin duda puede interesar a determinadas personas.

En la Revista editada por la Hermandad de Nuestra Señora de la Coronada del año 2001, mi amiga Mari Flor Ortiz Castilla, dedica un amplio artículo al abanico y donde podemos ver, por desgracia, que los datos específicos que se aportan sobre nuestro abanico en particular, son escasos:
“De su afición a los refranes encuentra definiciones del abanico de Calañas:
“Abanico calañés, cuesta dos cuartos o tres”
“Abanico de Calañas, se le cae el papel y le quedan las cañas”


La primera información sobre el abanico de Calañas la busca en sus mayores, quienes le dicen que habían oído hablar de la existencia de una fábrica de abanicos en Calañas en el siglo XIX y que eran los más sencillos del mercado, con varillas (cañas rectangulares iguales en largo y grueso) simples sin decoración, país o paisaje sin dibujo (los de Calañas eran de papel) y el clavillo (alambre grueso remachado que ensarta las varillas) “        

          Mi aportación personal tampoco será abundante, pero algunos datos curiosos he conseguido dedicando tiempo a la búsqueda en internet y a las hemerotecas consultadas.

Los primeros datos encontrados me remiten a un artículo publicado en la página 25 de un ejemplar del ABC de Sevilla de fecha 23 de diciembre de 1975, titulado “Museo de Artes y Costumbres Populares III”, donde, entre otras cosas, aparece el siguiente anuncio:


ABANICOS DE CALAÑAS FINOS.

En la Calle de la Cuna núm. 13, frente a la de la Cerragería, hay un gran depósito de dichos abanicos, los que se despachan por mayor y menor, único despacho de ésta Fábrica.



Éste anuncio fue publicado en el Periódico “El Porvenir” de Sevilla, en su número 852 de fecha 20 de junio de 1850. Éste hecho nos demuestra dos cosas fundamentales: 1º que existía una fábrica y 2º que su producción era muy abundante.



Del periódico EL DÍA, fechado en Madrid el 3 de julio de 1892, extraemos el siguiente recorte, de un artículo dedicado al Abanico:
“Dediquemos un recuerdo a la fábrica de Colomina, la más perfeccionada de España; a Don Hipólito Bach, nuestro comerciante artista, maestro en la ilustración de abanicos; a los primitivos abanicos de Calañas (pueblo de la provincia de Huelva), los más toscos pero a la vez más baratos y más populares……



Del periódico LA ÉPOCA, fechado en Madrid el 10 de julio de 1920, extraemos el siguiente recorte, de un artículo dedicado al Abanico:
“Su empleo por las clases populares muy generalizado en Valencia y Cataluña en las procesiones religiosas, no solo por lo individuos que forman parte de ellas, sino que los colocan en las andas de las imágenes, crece aún más en Andalucía, con los llamados de Calañas, pequeña villa de la provincia de Huelva, donde los fabrican. Su varillaje de caña común, sujeto por un alambre como clavillo, y el país de papel sencillo, grotescamente pintado, es el compañero de hombres y mujeres en fiestas de toros y de campo, habiendo dado su corta duración a la frase: “ como los abanicos de Calañas, que se rompe el papel y queda la caña”.

  
 Otros datos encontrados nos remiten a un ejemplar de la Revista mensual COSMÓPOLIS editada en Madrid en 1919:


                        
               







           Según puede desprenderse de la lectura de éste artículo, hay varias cosas que no cuadran con la realidad de lo que fue el abanico que se fabricaba en Calañas:
-                   --  El país o paisaje en los de Calañas no existía, vamos que eran de papel sin ningún tipo de dibujos.
-                        -Es posible que la popularidad de nuestro abanico hiciera nominar al autor de la colección de esa forma para ganar en visitas o ventas.
-                  - En el párrafo que comienza “Después del año 54 se hicieron muchos abanicos de Calañas, pero ya sin sal ni pimienta; el espíritu popular había huido de aquella industria sevillana.”
Vamos que ocurre algo parecido a lo de asumir la propiedad por parte de los sevillanos de la Playa de Matalascañas y el Pantano de la Minilla (en Aracena).

           Los datos siguientes corresponden al Catálogo editado con motivo de la Exposición que La Sociedad Española de Amigos del Arte, realizó en Madrid en 1920, entre los meses de mayo y junio, una Exposición titulada “El abanico en España”, de la que Don Joaquín Ezquerra del Bayo confeccionó un Catalogo General Ilustrado. 


                
       Al inicio del Catálogo, hacen una amplia exposición de la historia del abanico en España, de la que saco lo, para mí, más importante.
        La cuna del abanico, sin duda alguna fue Oriente (China, Japón, India y Egipto) donde no sólo dieron muestras de su remoto empleo, sino que llegó a formar parte de una de las piezas que formaba parte, junto al quitasol y al espantamoscas, de los atributos de la realeza.

      En su página 34 se hace referencia al Abanico de Calañas y donde se comenta sobre la ausencia de ejemplares de estos que fueron tan populares:




           Los abanicos fueron cambiando paulatinamente de forma, tamaño, color, temario del paisaje, etc. según iban cambiando las modas de la época. En España, en el siglo XVII, apenas si se fabricaban algunos abanicos y la mayoría eran exportados de países como Francia o Inglaterra, a los que se pagaba un alto coste por su fabricación. Parece que la primera fábrica abaniquera se fundó en Valencia en 1830 por Mr. Coustelier. En Madrid, comienzan a fabricarse sobre 1870, con Don Antonio Lambea, quien con su eficaz gestión consiguió que los abanicos nacionales superasen en ventas a los extranjeros.

         En el ejemplar del diario ABC de Sevilla de fecha 11 de noviembre de 1942, en su página 6 se citan los Abanicos de Calañas:

“Al paso de las cofradías los vendedores ofrecían “Vino de Villanueva” “Agua fresquita” y “Abanicos de Calañas”.


      En el ejemplar del diario ABC de Sevilla de fecha 8 de abril de 1945, en su página 15 Don Antonio Olmedo hace un relato de la Primera Corrida de la Feria de Abril de ese año, y entre otras cosas dice:

Bellas espectadoras componían original nota de color, mediante el intencionado juego de grandes abanicos de Calañas – entonces de moda – cuyos paisajes eran litografías de Chamán hechas en casa de Santigosa o dibujos grabados en madera de Mariani.”


       En el ejemplar del diario ABC de Sevilla de fecha 26 de julio de 1959, en su página 25 Don José Andrés Vázquez, en su artículo titulado La Casamentera Mayor, dice:

oí en una disertación sobre la importancia social del abanico, que la invención del de varillas y papel tuvo lugar en Calañas, pueblo de la actual provincia de Huelva”


      En el ejemplar del diario ABC de Sevilla de fecha 18 de abril de 1969, en su página 21 Don Fabricio II en la crónica de una corrida de la Feria de Abril de ese año, dice:

a la corrida asistieron muchas y bellas mujeres, quienes pusieron en el ámbito de la Plaza del Arenal una nota de color con los abanicos de Calañas, entonces de moda”

      En el ejemplar del diario ABC de Sevilla de fecha 30 de noviembre de 1971, en su página 38 Don Joaquín González Moreno en un artículo titulado Recordando el pasado. La Sevilla de hace un siglo, dice:

…aquellos tránsitos enladrillados, donde la silla de enea, el búcaro lebrijano y el abanico de Calañas, formaban toda la maravillosa mecánica del verano de nuestros abuelos.”


     En el ejemplar del diario ABC de Sevilla de fecha 22 de abril de 1972, en su página 19 Don Juan Infante Galán en un artículo titulado Feria de Ayer, dice:
aquí hay de todo para entusiasmar a doncellas casaderas, pendientes, anillos de oro, evangelios, guardapelos, hay puestos de abanicos de Calañas, hermosos pericones de fino varillaje y paisaje de raso, abanicos de varillaje labrado en madera fina enlazados con cintas de glasé y otros con país de tafetán, rosa, celeste o amarillo, adornados de florecillas blancas.”



      En el ejemplar del diario ABC de Sevilla de fecha 27 de junio de 1999, en su página 144, Doña Clara Guzmán en un artículo titulado Aire, dice:
“Todavía hay artistas que plasman su ingenio en la tela de abanicos convirtiéndolos en auténticas obras de arte. Lo mismo que fue en su tiempo el denominado “de Calañas” que recibió su nombre del pueblo de Huelva donde se fabricaban los mejores abanicos. Eran de pergamino, vitela o cabretilla, muy apreciados en Europa, donde se conocían con el nombre de “piel de España”. Además de su finura, tenían la particularidad de haber sido tratados para que desprendieran un agradable aroma.”

                                         Cristóbal Llanes Baquero
                                           Junio de 2014